Y estos accesorios de vino… ¿para qué sirven? Parte 2: Sacacorchos

¿Y cómo abrir un vino sin un sacacorchos?

Muchos han visto el famoso video en el que una persona abre una botella de vino golpeándolo con un zapato, pero en la realidad, y quienes lo han intentado en desesperados momentos podrán confirmarlo, no han tenido tanto éxito. Es importante decir que con un movimiento tan brusco como el golpe de un zapato, las cadenas poliméricas que se forman en los vinos (cuando sus moléculas se agrupan), se rompen, provocando que el vino se sienta menos armónico, equilibrado o agradable, entre otras cosas.

Es entonces cuando un sacacorchos se vuelve de tan vital importancia y es necesario contar siempre con uno en casa. ¿Pero cómo escoger el sacacorchos adecuado? La mayoría de nosotros conocemos el sacacorchos “regular”, aquel que todo mesero tiene en su bolsillo, de diseño clásico y que sirve también para abrir los envases de refresco o cerveza que tienen corcholata. Es común ver cómo muchos meseros tienen dificultades al usarlo y terminan abriendo la botella aplicando mucha fuerza y poniéndola entre sus piernas para tener un buen punto de apoyo. Sin duda alguna esto no es ni lo más elegante ni deseable, sobre todo sabiendo el daño que las vibraciones o movimientos bruscos pueden provocarle a un vino. Además, ¿quién quiere luchar contra una botella frente a sus amigos?

Existen muchos tipos de sacacorchos y aunque sean del mismo modelo, existen marcas que los elaboran de mejor o peor calidad. También es importante considerar que el tipo de sacacorchos que se requiere en casa no sería el recomendable en un bar de vinos o en un evento de muchas personas en donde se deben de abrir vinos muy rápidamente debido a la gran demanda. Sobra decir que “la práctica hace al maestro” y que es necesario aprender a utilizar cada tipo de sacacorchos o al menos acostumbrarse al sacacorchos que tenemos en casa.

No se sabe exactamente cuándo es que aparecieron los sacacorchos y existe una paradoja interesante al respecto: ¿qué fue primero, el corcho o el sacacorchos? Podríamos decir que el corcho fue primero pues se tenían que tapar las botellas, pero ¿para que proteger las botellas de esa forma si no se podían abrir después fácilmente? Por otro lado, ¿para qué inventar un sacacorchos si no había nada que abrir? Así que la respuesta lógica sería que se inventaron al mismo tiempo. Algunos historiadores creen que fue en 1750 cuando se pensó en clavar una barrena en el corcho y que fue ahí cuando nació el sacacorchos más parecido a lo que conocemos hoy. Pero este tipo de barrena o sacacorchos tipo “T” no es de fácil uso y requiere de fuerza y “maña” para utilizarla y sacar con eficacia un corcho.

Con el tiempo, se fueron desarrollando mejores sacacorchos que fueron facilitando el trabajo al abrir un vino. Vale la pena hablar de Herbert Allen, inventor americano que en 1979 creó el famoso sacacorchos Screwpull. Después de muchos prototipos, modelos y pruebas, Allen logró la patente de un revolucionario e innovador sacacorchos que consistía de un gusano o espiral muy larga pero fuerte, protegida con teflón, todo siguiendo el modelo de sacacorchos “T” original. Sin embargo, este sacacorchos requiere de un marco plástico que permite sostener firmemente la botella mientras se introduce al centro la espiral y que al girarse penetra suavemente en el corcho sacándolo naturalmente y sin necesidad de aplicar fuerza. Existen historias alrededor de esta patente y personas en desacuerdo con la originalidad de este sistema, pero no hay duda de que es un sacacorchos ideal para tener en casa. Con este mismo sistema, se crearon otros sacacorchos similares y hoy es la compañía LeCreuset quien produce y distribuye la marca Screwpull en específico.

Entonces, ¿cuáles son los aspectos a considerar al elegir un sacacorchos?

  1. Abrir una botella debe ser fácil y no requiere de fuerza bruta, tu sacacorchos no te debe hacer sudar.
  2. El corcho debe salir intacto, sin roturas o desprendimientos.
  3. El sistema del sacacorchos para jalar el corcho debe permitir un movimiento casi imperceptible, es decir la botella no debe agitarse por esta acción.
  4. El sacacorchos debe ser seguro y resistente, esto quiere decir que no debes tener riesgos de cortarte con él o romper la botella.
  5. El gusano o espiral debe ser delgado y con al menos 5 vueltas, 6 son ideales, esto evitará romper corchos muy secos o partir a la mitad corchos muy largos.
  6. Debe ser versátil, útil para todo tipo de botellas y corchos, incluidos los sintéticos.

Estos son algunos de los sacacorchos más comunes y sus características:

Sacacorchos barrena o “T”

Hay de todos tipos y tamaños con asas de diversos materiales como plata, madera o plástico y de diferentes precios. Son útiles si cuentas con suficiente fuerza.






Sacacorchos Screwpull

Como ya lo mencionamos arriba, es un excelente aliado al momento de abrir los vinos y uno de nuestros favoritos






Sacacorchos tipo Auger

No podemos dejar fuera a este tradicional sacacorchos que pareciera tener brazos y cabeza y con el que muchos hemos bromeado. Funciona con un mecanismo de engranaje que convierte los brazos o asas en eficientes palancas para sacar el corcho. Es muy fácil de utilizar además de ser muy resistente.




Sacacorchos Tradicional

El que usan casi todos los meseros. Existen los de 1 y 2 pasos. El de 1 paso requiere de mayor fuerza y práctica mientras que el de dos pasos es más sencillo de utilizar ya que permite sacar el corcho en dos fases, reduciendo las probabilidades de romperlo. En ambos casos se requiere jalar hacia arriba y tener un buen punto de apoyo sobre el anillo o gollete de la botella.


Sacacorchos de “dos patas”

Este artefacto cuenta con dos finas patas diseñadas para ser introducidas entre el vidrio y el corcho y separarlos para después jalar el corcho hacia arriba. Se requiere desarrollar habilidades para utilizarlo correctamente y es muy útil al combinarse con otros sacacorchos cuando estamos frente a corchos muy pegados a la botella, secos o quebradizos que no resistirían una espiral.


Sacacorchos de palanca y sacacorchos de bar

Son sacacorchos de mayor tamaño y que requieren de estar apoyados sobre una mesa. Normalmente son más caros pero son muy fáciles de utilizar. Permiten sacar corchos muy rápidamente gracias a su mecanismo de palanca. En los bares se utiliza una versión más grande que se fija a la pared o barra y que permite una gran productividad.



Sacacorchos Invertido

Este sacacorchos pareciera que es igual al tradicional sin embargo tiene una característica diferente, se llama invertido pues en vez de tener que jalar para sacar el corcho, se requiere empujar, es decir, basta apoyar la mano con el mismo peso del cuerpo para hacer que el corcho salga. Requiere de un buen apoyo sobre el gollete y son de dos pasos. No requiere realmente de fuerza y es altamente recomendable para mujeres por esta razón.


¿Y tú ya elegiste que sacacorchos quieren tener? Entonces no lo pienses más, que ¡ya es hora de abrir una botella y disfrutarla con tus amigos!

Etiquetado como :
Inicia sesión para enviar comentarios

Contáctanos

info@vinoentreamigos.com

ContactoNos ponemos a tu servicio!

Formulario de Contacto

Información

Si te gusta el vino y quieres aprender más y a la vez pasar un rato agradable ¡Vino entre Amigos es para ti! Estaremos muy contentos de poderte acompañar en tu próxima reunión. ¡Contáctanos, no te vas a arrepentir!.

Dirección

Restaurante Micaela
Campeche 174 Roma Sur
C.P. 06760 DF, Distrito Federal, México

Localízanos